CAPO y su fascinación por hacer música

Texto/Fotos: Aura Merlina Ballesteros

Han transcurrido ocho años y a la fecha el palpitar de esta banda es inquebrantable. Vuelcan la mayor parte de sus días en la música, su oxígeno es hacer canciones independientemente de los discos  grabados. “Un corazón se quema” fue su primer álbum, tres años después, sacan un EP titulado “Florecer” y en enero del 2017 lanzan “Navegantes”, segundo LP. Posteriormente, en noviembre del mismo año, comparten el sencillo “Tú”.

Viven en la inmensa, caótica y especial Ciudad de México, justo ahí han creado álbumes que estremecen en modo indefinido, canciones con paisajes rock, dream folk, con lapsos electrónicos y en ocasiones hasta country. Quienes llevan tiempo escuchándoles, les es común entender que su experimentación se torne interminable y surjan temas o delicadezas sonoras como lo es “Estrella Marinera”.

La entrevista fluyó en lo alto de una librería entrañable, justo al lado de un diminuto camerino  y del foro donde más tarde saldrían a tocar. Su público sabe que David Vargas “Tito” y Vicente Jáuregui son la espina dorsal de este proyecto, pero en vivo, la luminosidad de Capo se centra con genialidad en sus cuatro integrantes.

La interacción de tocar en espacios pequeños por momentos se vuelve más especial. ¿Qué piensan de ello?

Vicente: Eso que dices es muy cierto, desde la prueba hay otra energía, uno se pone de inmediato de buen humor y generalmente es porque suena muy bien, previo uno tiende a preparar versiones que se prestan más para estos foros o invitar a amigos músicos como esta noche que estará “Cocó Cecé” además de Pepe y Abel de “Rubytates”. Tocar en estos lugares lo vuelve más íntimo y te permite ver la manera de reversionar las canciones a diferencia de su formato original, en este caso, Tito preparó una rola que se llama “Qué” y suena como más Bossa Nova, quedó bastante chida.

Aunque dos de ustedes son la brújula desde hace nueve años. ¿Cómo sobrellevar los cambios que han surgido en la alineación?

Tito: Vicente y yo, siempre hemos sido la base y los pilares en la composición y arreglos. Se han dados cambios con el bajista y baterista, pero a pesar de eso, cada quien toca la misma rola con una vibra distinta, por ejemplo Juan que también toca en San Pascualito Rey, se unió con nosotros en 2011. Con su otra banda sabemos que ha tenido una larga carrera, ahora vuelve a estar de nuevo con nosotros y nos da gusto porque siempre hubo muy buena química. Recuerdo el primer ensayo, llegó y tocó como si lleváramos años tocando, eso fue super chido.

Juan: Cuando entré la primera vez fue en 2010, me parece que era uno o dos toquines, a mí me gustó y recuerdo que ellos se sintieron agusto. Se dio de forma imprevista, no fue algo que se haya pensado desde antes. Ya cuando los dejé, sucedió por cuestiones de tiempo y compromisos con San Pascualito, pero ahora que me volvieron a invitar, soy feliz. El hecho de no mirarles en dos discos y verlos ahora es fascinante, me encanta la música que hacen, estoy muy agradecido de tocar con este par de chicos.

Aunque existe un disco reciente, continúan sacando sencillos y sabemos que “Estrella Marinera” es el primero del 2018.

Tito: Primero de este año, pero de los que han salido, es el segundo. Es algo que siempre hemos querido hacer, nos dimos cuenta que grabar un disco, es un proceso larguísimo. A lo mejor sonamos como muy clavados en ese sentido, pero en nuestro caso siempre ha sido largo el proceso, con todos los discos nos ha pasado eso. Entonces un día platicando con Vicente, le dije que sacáramos más rolas que teníamos guardadas para que la gente siguiera conociendo  lo que hacemos. Así fue como el año pasado salió “Tú”, un sencillo digamos como lado B. Generalmente las letras las hago yo, pero en este caso, la letra es de Vicente y mía.

Vicente: Para nosotros es más práctico, en lugar de esperarnos a sacar una canción de un álbum completo, mejor sacamos sencillo tras sencillo.

Tito: Fue una buena experiencia, además que también el video corrió a cargo de Capo. Fue una autoproducción, en ese momento queríamos hacerlo con lo que se nos ocurriera, era un video que tenía muchas ganas de hacer. Es una mezcla un collage e  imágenes setenteras junto con nosotros.

Han tocado en festivales importantes, ¿cómo se concretó la experiencia en Chile?

Vicente: Bueno, hace un rato que “Jesus” está aquí, es mitad chileno y mitad mexicano, entonces  se generó un apoyo del gobierno de allá para poder ir. Fue en año nuevo, un reto muy duro y días en los que no hay mucha gente saliendo. Fueron cinco o seis  fechas, un Hard Rock que no es tan fácil hacerlo y foros importantes que recorrimos allá, algo como lo que es en Ciudad de México el circuito Roma Condesa. Luego fuimos a Concepción y la gente respondió, no es igual de efusiva que aquí, pero si te das cuenta si está ahí o ya los perdiste.

Fernando (Red Jesus): Les había advertido que el público era más frío, un poco más difícil, pero la verdad respondieron muy bien a su manera, fue una gran experiencia.

Tito: Tuvimos la fortuna de pararnos en el lugar perfecto, estuvimos en un festival de San Bernardo y de ahí se sumaron otras fechas, nos fue muy bien.

En vivo, la energía y conexión es especial. Lejos de donde viven, ¿qué tal les ha ido?

Tito: Depende, en Papalotla, somos nivel dioses, Tlaxiaco y Uruapan también, hay ciudades donde nos va muy bien pero en otras, somos Región 4.  Es imposible que todo el mundo te conozca, pero al menos en CDMX, estamos muy contentos, la respuesta ha sido super chida, siempre nos reciben increíble.

¿Además de la música, existe otra cosa a la dediquen su tiempo?

Fernando (Red Jesus): Yo hago comerciales, escribo para revistas, soy publicista pero eso lo tengo un poco abandonado, hago varias cosas.

Juan: En mi caso tengo un trabajo desde hace muchos años, hago Postproducción, Motion Graphics, también  llevo ya un tiempo haciendo música para películas, documentales, publicidad y series de televisión.

Vicente: Cuando no estoy tocando, estoy escribiendo, soy periodista, entonces colaboro en algunos medios y también doy clases de guitarra, finalmente es música.

Tito: Dedico el cien por ciento a la música.

¿Cómo mantenerse aterrizados y distantes del ego?

Juan: Nunca me ha pasado nada inmediato, he tenido la fortuna que todo ha sido muy lento, eso te permite entender cada paso. Hay bandas que de un día para otro ya tienen fans y dinero, en mi caso no se ha dado. También tiene que ver mucho la educación desde tu casa, si fuiste educado en una familia honesta, con cierta humildad, es difícil que se te vayan las cabras. Con mi otra banda, aunque llevamos 18 años, seguimos batallando en muchas cosas, hacer música en México original y honesta no es fácil, tienes que aguantar bastante.

Tito: A nosotros nos ha pasado lo mismo, hemos crecido poco a poco y somos ese tipo de bandas que conforme avanza el tiempo, recibimos gratitudes bien bonitas, bien chingonas, nos las hemos ganado a pulso. También conocer gente como Juan y amigos famosos que  son muy nobles, buena onda, como mi gurú y gran amigo Héctor Quijada de “La Lupita”, lo ves en la calle y como si nada; siempre ha sido ese tipo de bandas a las que nos gusta acercarnos. A la mejor a nosotros no nos ha llegado super explosiva la fama, pero mientras podamos, siempre a la gente y a nuestros fans les respondemos.

Vicente: Por la misma chamba de entrevistar gente, muchas veces mitificas a las personas, hay algunas a las que admiras muy cabrón y te das cuenta que son las más humildes, la madurez te blinda.

De los proyectos más inmediatos, ¿cuáles están próximos?

Tito: De aquí a junio, tenemos la agenda armada, queremos  regresar a Chile, Colombia y Perú, hay gente que de allá nos escribe, deseamos acercarnos, seguir llevando nuestra música, continuar promocionando la banda y sacar sencillos todo el año. A final de cuentas, más que hacer la matemática en casa, tocar es lo que más nos divierte.

Finalmente, ¿En esta etapa de sus vidas, qué representa Capo?

Juan: Tener este tipo de experiencias me complementa, significa hacer algo por gusto,  para mí sería más fácil no hacerlo, por compromisos o falta de tiempo. De repente es como entrar a un circuito que por momentos ya he pasado, es como cargar mi bajo para llegar a un ensayo y cosas que  hace muchos años dejé de hacer pero me gusta seguir haciéndolas, porque me enriquece y es un lindo escape.

Fernando (Red Jesus): Es un aprendizaje grande, también tengo un proyecto solista, entonces de igual manera es un escape. Desde niño, la batería fue mi instrumento principal y toda mi vida he tocado con músicos con los que me divierto y aprendo. He recorrido un montón de escenarios, ciudades y pueblos, que sin “Capo”, no hubiera tenido la oportunidad de hacer lo que más me gusta.

Tito: Pasar de ser el bajista de artistas mexicanos a tener una banda, poder componer y ser el cantante, para mí representa el último destino, significa madurez.

Vicente: Es un laboratorio en el que se pueden generar muchas ideas. Tuve la fortuna de encontrar alguien como Tito. Ambos nos hemos entendido  bastante, parece fácil pero se trata de una química y empatía que no con cualquiera generas. Escuchamos cosas parecidas y a veces no tanto, pero las diferencias es lo que te une y hace que se genere un sonido único.

https://www.facebook.com/capomexico/

Boletín

Entérate antes que nadie

Escribe tu correo electrónico para suscribirte a nuestro boletín de noticias.

Deja una respuesta